Este Museo vio la luz en el año 1968 como estudio de la etnología de la Huerta de Murcia,
siendo en su momento y en su clase el primero de España y de los primeros de Europa


Este museo, único e importantísimo, vio la luz en el año 1968 como estudio de la etnología de la huerta de Murcia, siendo en su momento y en su clase primero de España y de los primeros de Europa. Su existencia es un gran privilegio para la Villa de Alcantarilla y un éxito en la elección del lugar. Ocupa una zona frondosa y hermosa de este singular entorno que forman las acequias Alquibla o Mayor de Barreras, Daba y Turbedal, además del acueducto medieval. El acueducto de los Arcos, construcción musulmana del siglo XI D.C.; la original y airosa rueda del siglo XV, utilizada en la Edad Media por árabes y cristianos del Reino de Murcia. El recinto del Museo de la Huerta está compuesto por una idea general que pretende ser: etnología, agricultura, antropología y la cultura del agua. Comprende 6 elementos principales: Las barracas y el hábitat huertano; la rueda o noria ancestral; el museo propiamente dicho, con trajes, utensilios, cerámicas, y objetos huertanos en varias y organizadas salas; la hidrología, con acequias, brazales, etc.; y los huertos minuciosamente cuidados con una amplia representación de nuestros productos. La barraca representa el medio de hábitat de nuestros antepasados, hogar fecundo y envuelto en el sentido ancestral y mítico rural. Estaba junto al huerto, minifundio heredado de padre y abuelos, formando parte de la naturaleza. Construido con atobas (adobe) o mixta y con 2 cuartos. En el primero se encontraba el fogarín (cocina en bajo), la chimenea y el tinajero, con 4 tinajas de color rojo brillante y el jarrero, que como decía el gran poeta alcantarillero Jara Carrillo “Era la zona más bella que poseía la casa del huertano”. En la barraca se lucía la vida de nuestras pasadas generaciones, se forjaban el calor familiar, la felicidad, el drama y todo el amparo de la madre naturaleza con todos los enseres de la vida rural -corvillas (hoces), legones, picazas, rugiarera (para rociar el agua), capazos, seras, etc. Dentro de la barraca desde la artesa hasta la alcuza y el fanal (farol) del labrador, objetos todos ellos que se encuentran en diversas salas, que contienen: piezas de cerámica lorquina o de Aledo, -cántaros, jarras de novia, platos, fuentes tazones, etc. Lebrillos cartageneros y piezas de loza y vidrio de las fábricas de Cartagena en el siglo XIX. Además de piezas realizadas en hierro y bronce. Los trajes regionales tanto femeninos como masculinos de la Huerta de Murcia, los de los siglos XVI, XVII, XVIII y XIX. Los de gran lujo bordados en oro y en el hombre de terciopelo negro. El traje de la novia y el novio, mantillas, tocas de terciopelo adornado en azabache para asistir a misas, bautizos o fiestas religiosas. Los instrumentos musicales del huertano: pandereta, laúd, guitarra, violín, bandurrias, postizas, fanales y campanillas. En 1979 se inicia el expediente ante el Ministerio de Cultura, solicitando la declaración de monumento histórico del conjunto de los Arcos, Noria y Museo, declarado como Monumento Histórico Artístico de carácter Nacional en 1982.

Saber más

Horarios de Visita

  • Martes - Viernes

    9:00 - 19:30

  • Público General
  • Sábado

    10:00 - 14:00 / 16:00 - 19:30

  • Público General
  • Domingos y Festivos

    10:00 - 14:00

  • Público General

Hemos estado un domingo en este museo y solo puedo decir como murciana que representa lo mejor de nuestra tierra: los trajes típicos del bando de la huerta, alfarería antigua, maquinaria agrícola de siglos anteriores, en fin, un lugar con un encanto especial al que no cuesta nada ir y seguro te vas con un buen sabor de boca. Con el hombre que trabaja allí me quito el sombrero, super amable y entendido del museo ya que nos sirvió de guia en algunas salas.

  • Nuestra Historia


  • Este Museo vio la luz en el año 1968 como estudio de la etnología de la Huerta de Murcia, siendo en su momento y en su clase el primero de España y de los primeros de Europa. El recinto del Museo está compuesto por una idea general que pretende ser: Etnología, Agricultura, Antropología y la cultura del Agua. Comprende 6 elementos principales: Las Barracas y el hábitat huertano, la Rueda o Noria ancestral y airosa, el Museo propiamente dicho, con trajes, utensilios, cerámica, y diversos objetos huertanos; la Hidrología, con acequias, brazales, etc., junto con los huertos y sus alrededores mimosamente cuidados.

    En 1982 se declara el conjunto (Acueducto, Rueda y Museo Etnográfico) como Monumento Histórico Artístico Nacional.